jueves, 19 de noviembre de 2015

Planos del caos (3): 1d64 cultos (2/3)

Cortesía del fantástico Dan.
Dadle click y contemplad el horror de cerca.
Seguimos con las horribles creencias de los cultos de mis planos del caos. 

Plano del movimiento perpetuo
17. Creen que el mundo es tentación y la única forma de evitarla es corriendo, corriendo sin parar. Su entrenamiento es digno de corredores de maratón.
18. Intentan construir máquinas de movimiento perpetuo e investigan formas de eliminar la termodinámica. Algunos ya han conseguido crear vehículos que, si bien no los satisfacen, ya son bastante increíbles.
19. Intentan averiguar cuántas partes del cuerpo pueden quitarse sin dejar de poder correr y cómo. No siempre realizan todos los experimentos en ellos mismos.
20. Experimentan con estimulantes, esteroides y cualquier otra sustancia que aumente a corto plazo la capacidad del cuerpo y la mente.
21. Intentan pulir al máximo cualquier superficie que encuentren y eliminar el aire porque aborrecen la fricción. Crean mazmorras llenas de suelos y paredes que parecen espejos con aire enrarecido. Cubren su piel y pertenencias con cera y sustancias deslizantes.
22. Toman criaturas que ya de por sí son rápidas e intentan mejorarlas usando mutágenos y cirugía para hacerlas ¡aún más rápidas! Normalmente no las montan, eso las haría más lentas.
23. Erigen gimnasios mistéricos y pistas secretas donde mezclan el entrenamiento con rituales de magia negra.
24. Recorren siempre el mismo recorrido intentando detenerse lo menos posible. Muchos mueren de extenuación. Atacan con rabia cualquier cosa que interrumpa su camino.

Plano de los pantanos de tiempo
25. Toman pueblos pequeños, secuestran a sus habitantes y se aseguran de que permanezcan en el sitio, haciendo tareas repetitivas hasta la extenuación.
26. Intentan permanecer tan quietos como estatuas, por periodos de tiempo cada vez más y más largo. Llega un punto en el que parece que las leyes de la física no les afectan completamente.
27. Experimentan con toda clase de narcóticos, en ellos mismos y en víctimas inocentes. Las intoxicaciones son frecuentes, pero hay veces que dan en la diana.
28. Destruyen y defenestran relojes y cualquier otro instrumento que indique el paso del tiempo. Atacan a personas cuyas rutinas son predecibles como soldados o serenos. Planean cómo bloquear el cielo.
29. Están obsesinados con los relojes y el tiempo y recordar a todo el mundo que su paso es una mentira porque, si no hay forma de escapar a la muerte, ya estamos todos muertos.
30. Coleccionan muertos vivientes. Creen que su naturaleza es la de ser [bolsillos de tiempo]. Creando más y más, roban tiempo al universo.
31. Restauran obras de arte, edificios, textos y cualquier otro artefacto sin dejar rastro de su trabajo o del paso del tiempo, haciendo que las eras se confundan. ¿Nunca te has encontrado con una mazmorra imposiblemente bien conservada?
32. Ocupan puestos en los que deben hablar en público y realizan discursos, lecciones o actuaciones que son, sutilmente, cada vez más largas y aburridas.


Plano de las inhumaciones
33. Se hacen enterrar en vida, con la fría tierra contra la piel desnuda. Si sobreviven, cosa rara, se vuelven parte de la tierra.
34. Poco a poco sustituyen partes de su cuerpo por otras de arcilla animadas con la misma magia que los gólems. Los más veteranos ya no tienen nada de asquerosa y blanda carne.
35. Comen solo tierra y piedras. Si sobreviven, su estómago se vuelve tan poderoso que pueden escupir ácido o trozos de piedra a medio digerir.
36. Consiguen piedras preciosas sin tratar y se las hacen implantar en la piel o distintas partes del cuerpo. Uno de sus mayores deseos es encontrar piedras que encajen bien en las cuencas de sus ojos.
37. [Van a la montaña o el desierto y toman rocas en matrimonio].
38. Cazan y beben sangre de criaturas tradicionalmente relacionadas con la roca como trols, enanos o gorgonas. Desean convertirse ellos mismos en piedra con este expeditivo método.
39. Abren enormes agujeros y lanzan dentro todo lo que pueden encontrar. Una vez está lleno, lo cierran y abren otro. ¡Al agujero!
40. Excavan cavernas y complejos subterráneos donde ocultarse del horrible efecto corruptor del cielo.
Gracias por leerme. Valmar Cerenor!

Anterior: 1d64 cultos (1/3)
Siguiente: 1d64 cultos (3/3)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Una limosna para la cruzada:

Entradas relacionadas...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...