lunes, 22 de abril de 2013

Conjuro: trazar el círculo escarlata

Un conjuro de cosecha propia para La Puerta de Ishtar. Cuidado, puede herir sensibilidades.

La mejor forma de deshacerse de un lunkalbu es esperar a que sacie su sed con aquel que se convirtió en su presa y entonces dejar que vuelvan tranquilamente a su lugar de origen. No obstante, si por alguna razón un brujo necesitase prorrogar la vida del desdichado, siempre hay una forma quizá más sencilla que enfrentarse a los sabuesos: trazar un círculo escarlata.


Efecto: una vez se ha trazado el círculo, el brujo debe colocarse en él y atraer al sabueso a su interior, por lo que probablemente en él también deba estar la víctima. No tendrá ningún problema en entrar, pero una vez dentro no será capaz de dañar a nada ni a nadie en forma alguna, por lo que su impulso será el de escapar, cosa que conseguirá si el brujo no se da prisa en atraparlo y sujetarlo. Dada la naturaleza del interior del círculo escarlata y de los propios lunkalbu, esta es una tarea más mental que física, por lo que el brujo deberá mostrar gran coraje (tirada de Voluntad con dificultad 15). Si consigue retenerlo el tiempo suficiente, el sabueso tomará la única vía de escape que le queda: volver al sitio de donde vino con el rabo entre las piernas para no volver, probablemente.

Si el círculo no se ha llevado a cabo correctamente, el brujo se llevará una sorpresa muy poco grata.

Lanzamiento: hará falta sangre humana en cantidades. Esta solo puede extraerse de trece hombres adultos a la luz de una luna llena, escogidos teniendo en cuenta su fortaleza física. No es necesario que mueran, pero dado que es necesario que la sangre esté aún caliente cuando toque el suelo, y que con ella y sus manos desnudas el brujo debe trazar una circunferencia (lo más perfecta posible) lo suficientemente ámplia como para que quepan siete personas, y que además debe trazar complejos símbolos arcanos a su alrededor, y que además probablemente tienen prisa porque el lunkalbu se acerca, la seguridad de estos hombres que probablemente serán esclavos se presenta como una preocupación menor. El proceso es arduo y los símbolos y pictogramas complejos, por lo que el brujo necesitará al menos tres días para completar el círculo. Mantendrá sus propiedades hasta la próxima luna llena si sus signos permanecen sin dañar.

Aprendizaje:  algunos fenicios conservan los secretos necesarios para trazar los símbolos escarlatas y solo ellos pueden enseñarlos: tan complejo es el conocimiento arcano requerido, que aquel que quiera aprenderlo debe retirarse con el fenicio durante ocho días en los que le serán transmitidos los secretos directamente a su mente sin descanso, alojándose directamente en ella sin intermedio alguno. Cuando haya acabado, si el brujo no se ha vuelto loco, sabrá cómo trazar el círculo.

Se cuenta que los fenicios no inventaron estos círculos, sino que los aprendieron en lugares lejanos de los que nunca se ha oído hablar en Akkad o que son los últimos guardianes de un saber que procede de civilizaciones ancestrales ya perdidas. Si esto último fuera cierto, bien podrían descubrirse sus secretos viajando mentalmente atrás en el tiempo, si es que el brujo está dispuesto a arriesgarse a duplicar sus problemas.

Gracias por leerme. Valmar Cerenor!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Una limosna para la cruzada:

Entradas relacionadas...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...